Linda Rodin, icono de estilo y belleza a sus 66 años

No es ninguna novedad que nos encantan las arrugas y los pelos canosos. Adoramos la vejez y la gente que disfruta de ella. Envejecer significa que la vida tiene un fin y eso nos recuerda que debemos disfrutar de cada día como si fuera el último. Nos gustan las abuelas que van a comprar el pan con los rulos puestos y se lo pasan bomba jugando al cinquillo. Pero también nos gustan las que lucen con estilo sus arrugas y no salen de casa sin pintarse los labios.

En el post Las viejas más modernas, por Ari Seth Cohen, ya os enseñé a unas cuantas abuelas divertidas y con mucho estilo ¡Pero es que la de hoy se lleva la palma! Porque si alguien sabe envejecer con estilo es Linda Rodin.

linda1

Linda Rodin, lleva toda una vida en el mundo de la moda trabajando como estilista y editora de moda. Ha vestido a algunas de las mujeres más bellas y carismáticas del mundo: de Laetitia Casta, Madonna y Halle Berry a supermodelos como Gisele Bundchen y Adriana Lima.

Hoy en día, a sus 66 años, ejerce de empresaria comercializando productos para el cuidado de la piel: Rodin Olio Lusso

ari seth

05_linda

Sin duda, es una mujer que sabe envejecer con estilo y naturalidad, disfruta de su edad y no se obsesiona por aparentar ser más joven. Luce orgullosa su melena canosa, y ya sabéis lo que me gusta a mí una bonita melena gris >> ¿Te atreves con las canas?

linda-rodin-oil-portraits-grey-hair-1-613x408

Dicen que nuestras casas son un reflejo de nosotros mismos. Pues a la casa de Linda Rodin no le podía faltar ese estilo y personaildad que la caracteriza. Su madre tenía una tienda de antigüedades y ella heredó ese gusto por las reliquias, que llenan cada rincón de este precioso apartamento de Chelsea.

the coveteur

the coveteur4 the coveteur2

the coveteur3

the coveteur 5

style

LINDARODIN-THENEWPOTATO-12

¡Me pasaría horas cotilleando cada rincón de esa casa! ¡Que maravilla!

Y que estilazo… sin palabras.

Pues ya sabéis ¡ a cuidarse y a quererse!

Un saludo,

Candela

intothegloss

Los polos, nostálgico icono del verano.

Ya es Agosto. Estamos en pleno verano. Las temperaturas no dejan de subir y yo que no aguanto el calor. Soy de norte y necesito un poco de fresco. Todo el día pegajosa… se me quita hasta el hambre! Y los que me conocéis sabéis que eso no es fácil. Sólo me apetece sandía fresquita, una cerveza bien bien fría, granizados y polos!!! Pasar el rato relamiendo polos como cuando era pequeña.

Cuántos recuerdos! Los más típicos eran el de naranja y limón, también los más baratos. Pero no molaban tanto como el Drácula! Éste era mi favorito. Toda una innovación en el mundo de los polos. El exterior era de sabor a cola con textura de hielo. Después aparecía la fresa gelatinosa y muuuuy roja, era sangre claro! Y por último una parte cremosa con sabor a vainilla… mmmm, se me hace la boca agua!

Los polos, al igual que Marilyn Monroe para Andy Warhol, son un icono pop que sirven de inspiración a grandes artistas. Sí, estoy comparando a Marilyn con un polo, y qué!?

Wooden popsicle es un proyecto de Johnny Hermann. Una serie de 150 polos de madera, todos diferentes y enumerados.

Johnny Hermann es el alter-ego del artesano y el diseñador Mauro Savoldi de Milán. Recrea la magia del vibrante colorido de los polos en objetos de diseño minimalista, recordando uno de los tesoros más dulces y más nostálgica de nuestro pasado. 

Y de estos polos tan cucos, bonitos, originales, delicados…-que yo pondría de adorno en mi casa- a otros un poco más toscos pero muy divertidos! 🙂

   

   

Es un proyecto del colectivo artístico PUTPUT. Son una serie de fotografías de polos-esponja que, aunque no son muy apetecibles, a mí me parecen súper graciosos!

Su trabajo se basa en fotografiar objetos clásicos con el objetivo de generar una doble visión que hace que te cuestiones los objetos y las situaciones construyendo un puente entre idea, significado, expresión y artefacto.

Estos dos proyectos me parecen geniales pero yo ahora mismo me quedo con los polos de toda la vida, los de hielo que se pegan a la lengua!

Y vosotros, cuál es vuestro polo favorito?

Un saludo!