Linda Rodin, icono de estilo y belleza a sus 66 años

No es ninguna novedad que nos encantan las arrugas y los pelos canosos. Adoramos la vejez y la gente que disfruta de ella. Envejecer significa que la vida tiene un fin y eso nos recuerda que debemos disfrutar de cada día como si fuera el último. Nos gustan las abuelas que van a comprar el pan con los rulos puestos y se lo pasan bomba jugando al cinquillo. Pero también nos gustan las que lucen con estilo sus arrugas y no salen de casa sin pintarse los labios.

En el post Las viejas más modernas, por Ari Seth Cohen, ya os enseñé a unas cuantas abuelas divertidas y con mucho estilo ¡Pero es que la de hoy se lleva la palma! Porque si alguien sabe envejecer con estilo es Linda Rodin.

linda1

Linda Rodin, lleva toda una vida en el mundo de la moda trabajando como estilista y editora de moda. Ha vestido a algunas de las mujeres más bellas y carismáticas del mundo: de Laetitia Casta, Madonna y Halle Berry a supermodelos como Gisele Bundchen y Adriana Lima.

Hoy en día, a sus 66 años, ejerce de empresaria comercializando productos para el cuidado de la piel: Rodin Olio Lusso

ari seth

05_linda

Sin duda, es una mujer que sabe envejecer con estilo y naturalidad, disfruta de su edad y no se obsesiona por aparentar ser más joven. Luce orgullosa su melena canosa, y ya sabéis lo que me gusta a mí una bonita melena gris >> ¿Te atreves con las canas?

linda-rodin-oil-portraits-grey-hair-1-613x408

Dicen que nuestras casas son un reflejo de nosotros mismos. Pues a la casa de Linda Rodin no le podía faltar ese estilo y personaildad que la caracteriza. Su madre tenía una tienda de antigüedades y ella heredó ese gusto por las reliquias, que llenan cada rincón de este precioso apartamento de Chelsea.

the coveteur

the coveteur4 the coveteur2

the coveteur3

the coveteur 5

style

LINDARODIN-THENEWPOTATO-12

¡Me pasaría horas cotilleando cada rincón de esa casa! ¡Que maravilla!

Y que estilazo… sin palabras.

Pues ya sabéis ¡ a cuidarse y a quererse!

Un saludo,

Candela

intothegloss

Anuncios

La abuelichi, la ilustración homenaje a una súper abuela

Antes de hablaros de La abuelichi – sí, con mayúscula – quiero pediros disculpas por haber tenido el blog un poco abandonado. Primero, época navideña, que es siempre una locura, y después, principio de año, planificando y organizando todo lo que nos viene por delante… muy a mi pesar, he tenido que aparcar a un lado el blog ¡Pero ya estamos de vuelta!

Hace unos meses me escribió Mónica, una chica súper simpática que conozco de hace tiempo porque es súper fan de miteta ^_^ ¡Y yo de ella por haberme propuesto este proyecto taaan entrañable! Querían hacerle un homenaje a su abuela en forma de ilustración. Y así me la describió:

“abuelichi”, así es como la llamábamos. Aunque a mí también me gustaba llamarla Dña. Elegancia, porque siempre iba impecable. Con sus labios pintaditos de rojo, su pelo arreglado de pelu, con ese color azulado tan chic, sus pendientes de perlas, su cadenita de lágrima, sus vestidos, nunca pantalones…

Cositas a destacar de ella, su alegría, siempre canturreaba ¡Siempre, siempre! Lo entrañable que era. No vi nunca a nadie, absolutamente a nadie, que hablara mal de ella. Todo su barrio (Son Dureta) la conocía por esa elegancia y saber estar, jiji.

Iba a misa los domingos y a caminar con sus tres mejores amigas de toda la vida, Maruja, Consuelo e Isabel, y algunas tardes se paraban a tomar un vermut, una cañita de media mañana o una gintonis (como ella le llamaba).

A la pizza, la llamaba piza (tal cual pronunciado), y hacía “zapatos” jugando a cartas con nosotras (los zapatos eran cuando se equivocaba o hacía que se equivocaba) y nos llamaba “hija” a toda la familia.

Tenía unos brazos dulces, suaves como ninguno y siempre estaban fresquitos. Yo me enganchaba a ellos siempre y se los tocaba. Brazos caídos de abuela pero que eran una pasada!

Cuando llegábamos a su casa, cada día, la conversación era: 

nieta: Hola

abuelichi: ¡Holo, que es más gordo!

Y cuando le decías:

nieta: ¡Guapa!

abuelichi: ¡como Canelo, cuando era joven!

Luego, para andar por casa, siempre iba con algún batulín y alpargatas. Y, siempre, a todas horas, estaba haciendo ganchillo. Tenemos miles de muestras que hacía. Y cortinas, colchas, toallas,…Si te imaginas a la abuelichi era así, canturreando, haciendo ganchillo y feliz! Mirándote por encima de sus gafas. Creo que con esto, te podrás hacer una idea de lo que representaba en nuestras vidas ¡Murió con 91 años y hasta el último día, fue así! Para todos, ha sido y siempre será suuuuper especial. Y por eso, le queremos rendir este homenaje!

¡Qué bonito verdad! Cuando lo leí se me caía la lagrimita… Y seguro que a muchos de vosotros también ¿no?

winp

Decidimos representarla con algunas de las cosas que más la caracterizaban: haciendo ganchillo y mirando por encima de las gafas, con su batín de rayas, el colgante de la lagrimita que nunca se quitaba, recién salida de la peluquería con ese tono blanco azulado…

Y así quedó la lámina con una de las frases que siempre decía: ¡Tan guapa, como canelo cuando era joven! Aún nadie sabe quién era canelo pero esa frase siempre estará en el recuerdo de toda la familia.

con marco

Mónica y sus primas sorprendieron a la familia el día de Navidad con este bonito regalo acompañado de una poesía que ellas mismas escribieron ¡Es buenísima!

Aunque de primero Fermina

prefería el segundo, Pilar

… la hacía mucho más Fina!

 

Como Canelo, siempre guapa y elegante

cabello azulado, rojo carmín en los labios

y una lágrima de oro en su colgante.

 

Andar erguido y saleroso,

por encima de sus gafas, mirada tierna,

risa limpia, y brazos de tacto meloso.

 

Por el pasillo, pedetes disimulados

los morros tatuados en el Don Simón

y esos ronquidos tan animados!

 

Bien sabéis hijos e hijas

que no era la reina en la cocina

pero inolvidables: su pepitoria, y sus torrijas.

 

Momento mítico: el papelillooooo!

después de un buen atracón de paella y Garrido

para seguir después, como si nada, con su eterno ganchillo

 

Mesa camilla y brasero, la reina de los zapatos,

en lugar de picas sacaba los bastos

y en la tele, mientras, los toros a todo trapo!

 

Viuda de Sastre, madre de cuatro elementas

La más pelota de sus adorados yernos,

Y con todos sus nietos, siempre contenta.

 

Qué grande eras abuelichi y cómo se te echa de menos

dónde estés, sabes cómo te queremos!

Jajaja… ¡Me parto con los pedetes!

¡Me ha encantado hacer este proyecto¡ ¡Fan de La abuelichi!

Muchas gracias Mónica y primas por contar conmigo y por dejarme compartirlo.

¿Qué os ha parecido? ¿No es un regalo precioso?!

Un saludo,

Candela

Estamos de vuelta!

Después de unos días de vacaciones… estamos de vuelta! Unas vacaciones breves pero intensas, como a mí me gustan. Me fui a Galicia a respirar un poco de aire fresquito, lo necesitaba! Este calor pegajoso de Barcelona acaba conmigo… abuff! Familia, amigos, aire fresco y tapas, qué más se puede pedir! Quizás un día en un velero… pues también! 🙂 (esto ya os lo contaré con más detalles).

Y como os había anunciado, Sara estuvo por aquí. Ella también necesitaba un poco de aire fresco asturiano para descansar de su ajetreada vida en Shanghai. Estuvo unos días visitando a la familia e hinchándose a comer lentejas y tortilla de patata, jajajaja. Antojo de potaje de lentejas en pleno verano! Esto debe ser un efecto secundario de vivir en China…

Antes de volver a Shanghai pasó unos días conmigo en Barcelona y aprovechamos para trabajar un poquito. Disfrutamos un montón cuando podemos trabajar juntas -físicamente juntas-. Nos ponemos y se nos olvida hasta comer!

Bueno, no me enrollo más. Os había prometido que volvería de las vacaciones con novedades y, lo prometido es deuda: nuevos productos!!!

Muy pronto podréis encontrar en nuestra web láminas como ésta. “El que quiera peces que se moje el culo”, eso decía siempre mi abuelo. Y vosotros? Recordáis alguna frase típica de vuestros abuelos? Admitimos sugerencias 😉

Además de láminas también tendremos tazas!!!

Tazas con posavasos-tapa de silicona. Qué os parece? Yo ya estoy soñando con el invierno. Una tarde de sofá y manta tomándome un cafetito con mi taza miteta…

Bueno, pues muy prontito ésto y mucho más en nuestra web!

Un saludo!

Nuevas ilustraciones… Intriga, intriga dolor de barriga!

Ya sabéis que nos encanta dibujar, que las ilustraciones que hacemos son el alma de la marca y nos sirven de inspiración para diseñar los productos. Los viejetes divertidos que disfrutan de cada momento como si fuera el último son los protagonistas de nuestra primera colección: Lleva tiempo llegar a ser joven.

Estos días os fui enseñando las últimas ilustraciones que hemos hecho…

   

    

Y éste es el resultado!!! Un abuelete calvo y con orejotas pero de los más elegante!

Y esta otra…

    

Un viejete que se mueve como pez en el agua!

Todo el mundo me está preguntando por las historias de estos abueletes y para qué vamos a usar estas ilustraciones… y lo siento pero por lo de ahora no os puedo contar más 😉 Sólo que pronto las veréis en algún producto!!! Tendréis que aguantar con la intriga, intriga dolor de barriga!

Os deseo un buen fin de semana!

Un saludo!

Las viejas más modernas, retratadas por Ari Seth Cohen

Yo de mayor quiero ser… una abuela con mucho estilo, la vieja más moderna! Ir paseando por Nueva York, encontrarme con Ari Seth Cohen, decirle orgullosa mi edad, 86 años, y que me saque una foto. Ya sé que es poco probable que a mis 86 esté paseando por la Gran Manzana y menos probable que me cruce con este fotógrafo pero… soñar es gratis!

86 años

Para los 86 aún me quedan unas cuantas décadas pero la media melena ya la tengo, y canas… si yo os contara!

Ari Seth Cohen a través de su blog Advanced style nos muestra una visión de la moda a la que no estamos acostumbrados. Nos muestra que el estilo, la elegancia y, sobretodo, la modernidad no es una cuestión de edad. El fotógrafo retrata a mujeres octogenarias que pasean su estilo y elegancia por las calles de Nueva York.

80 años

82 años

80 años

Pero este blogger-fotógrafo no sólo retrata a señoras anónimas. También ha fotografiado a grandes iconos de la moda como Iris Apfel. Soy requetefan de esta mujer!!!

Iris Apfel tiene 91 años. Siempre tuvo una estrecha relación con el mundo del arte y la moda. De joven estudió historia del arte y su madre tenía una tienda de ropa. Cuando se casó fundó junto a su marido una empresa textil, que dirigió hasta su jubilación. Durante este tiempo también estuvo involucrada en varios proyectos de diseño de interiores, incluyendo el trabajo en la Casa Blanca durante nueve presidencias. Hace unos años el Metropolitan Museum of Art de Nueva York organizó una exposición sobre ella que la lanzó directa al estrellato. Hoy en día incluso protagoniza la campaña publicitaria de una línea de cosméticos!

Si os quedasteis con ganas de ver más sobre el trabajo de Ari Seth Cohen, no os perdáis el documental que está preparando. Os dejo con el trailer, es genial!

Un saludo y feliz fin de semana!

Bragas, calzoncillos y demás.

Hablemos de calzoncillos. ¿Por qué no? Puede dar mucho de sí. Hay muuuchas clases de calzoncillos: están los que tienen dibujitos, que si son de un clásico como el monstruo de las galletas puede molar, pero Bart Simpson ya aburre. Después están los de “seda”, que nunca es seda, es un material brillante que da grima y si hace calor se te pegan al culo (no es que lo haya probado pero me lo puedo imaginar). Luego tenemos los sexyslips -que de sexy nada!-  y los boxer. Y por último los mejores, los más emblemáticos: los calzoncillos de abuelo! Esos de algodón blanco con un “bolsillito” delante. Son taaan graciosos que hemos decidido hacer un broche en su honor.

 Los calzoncillos de Matías

 Su mujer María lucía picardías. Pero Matías nada más que unos viejos calzoncillos tenía. Los había probado todos: los largos se le enroscaban, los de raso se le pegaban, los ajustados le apretaban… la mejor opción, los de toda la vida, blancos y de algodón.

Ya os habíamos avisado, nos gustan los viejos y las cosas de viejos. No se porqué pero nos hacen gracia 😀

Y si hacíamos un homenaje a los calzoncillos no podía faltar el sostén de abuela. Esos color carne, enooormes, que se abrochan con infinitos corchetes en la espalda.

El sostén de María

María Inmaculada, casta y pura, decían. Nunca enseñó más arriba de la rodilla. Los escotes eran pecado y el maquillaje prohibido. Pero ya se sabe: el joven conoce las reglas pero el viejo las excepciones. Pasaron los años y María orgullosa lucía su picardías. Ay! María, María… suspiraba Matías.

Y las braga-fajas, cómo molan! Esas bragas de cuello alto que casi no te dejan respirar. Y que conste, que últimamente no sólo las abuelas las llevan, son la última tendencia. ”Antes muerta que sin faja”, con las carnes bien prietas y un par de tallas menos. Pues también se merecen un homenaje!

Las bragas de María

Y si es el conjunto, braga y sostén, a modo de picardías…lo más!

El picardías de María

Si también sois fans de las braga-fajas y los calzoncillos de abuelo tenéis disponibles en nuestra tienda estos simpáticos broches 😉

Esperamos que os gusten!

Las SUPERABUELAS!

“Lleva tiempo llegar a ser joven” es el título de ésta nuestra primera colección. Una célebre frase de Picasso que nos hemos agenciado. Gracias Pablo 😉

Dicen que la juventud es lo mejor de la vida, pero muchas veces no sabemos ser jóvenes o se nos olvida cómo serlo. Seguramente todos conocéis a muchos viejos de 28 años y jóvenes de 80, y si no, fijaros bien. Pues a nosotras nos gustan los jóvenes de 80 años. Ésos que nos enseñan o nos recuerdan que la vida hay que disfrutarla y que el que es joven lo es toda su vida. Porque ser joven no es una cuestión de edad sino de mentalidad. Y los viejos de miteta son eteeeernamente jóvenes!!!

Nos gustan los viejos y las cosas de viejos. Nos gustan  las señoras que no se sacan los rulos para ir a comprar el pan, las que se cuelan en la cola del super y las que van a la peluquería a leer el Hola. Pero también nos gustan esas otras señoras a las que yo llamo SUPERABUELAS! Como la abuela de mi amiga Indara. Me encanta “la Ditas” (cualquier día de éstos os presento el broche o el collar de la Ditas y entonces ya os hablaré de ella).

Hoy os voy a hablar de una de estas SUPERABUELAS. Con todos ustedes… Bette Calman!

Bette Calman, por Barcroft Media

Estáis flipando no? Bette es una joven de 83 años. Sí, sí 83! Y ahí la tenéis, en la posición del pavo real. Y yo a mis 28, recién cumplidos, que no puedo hacer ni la de la gallina, lo que se dice… andar a la pata coja.  Bette es australiana, de Melbourne. Es profesora de yoga desde hace más de 50 años y fue una estrella de la televisión en los años 70.

Me declaro fan incondicional de Bette. Hacer lo que hace, a esa edad y con esa elegancia… Que no se saca ni las perlas! No se vosotros, pero yo de mayor quiero ser como ella. Mañana sin falta voy al gimnasio.

Pero ésta no es la única SUPERABUELA famosa. No, no, nooo… Recién llegada de Francia, la única e inigualable… Super Mamika!!!!!

Super Mamika por Sacha Goldberger

Frederika Goldberger es otra joven de 91 años, húngara y de un pasado de lo más activo. En sus veintitantos participó  en la segunda guerra mundial escondiendo a  judíos perseguidos por el acecho nazi. Luego, debido al régimen comunista, tuvo que huir a Francia. En la recta final de su vida, Frederika se encontró deprimida y sola, y su nieto, el fotógrafo Sacha Goldberger, decició hacerle fotos disfrazada de superhéroe para hacerla reír. Y, sin duda, funcionó.

Super Mamika por Sacha Goldberger

Ahora no se si de mayor quiero ser Bette o Mamika. Creo que no puedo elegir… Las dos son geniales y toda una fuente de inspiración.Y vosotros, con quien os quedáis?

Tomad ejemplo de estas SUPERABUELAS y, tengáis la edad que tengáis, sed jóvenes.

Feliz lunes!