El abuelo que saltó por la ventana y se largó

Ya sabéis que miteta somos dos. Hacemos un buen equipo porque, a pesar de ser un desastre en muchas cosas, cada una tiene sus responsabilidades bien definidas dentro de la empresa. Pero en realidad lo que nos convierte en inseparables es todo lo contrario: tenemos esa maravillosa costumbre de meter las narices en lo que la otra hace cuando nos da la gana 🙂 Para muchos podríamos ser “un grano en el culo” pero a nosotras nos encanta!

Así que hoy, con el permiso de “mi teta” (Candela), escribe ¨la otra teta¨, Sara. Habíamos planeado un post sobre mi vida en Shanghai, donde yo me presentaría educadamente y os contaría cosas divertidas de la ciudad… pero antes necesito compartir otra historia mucho más interesante que la mía, la de Allan Karlsson, El abuelo que saltó por la ventana y se largó.

Es el título del último libro que acabo de leer y me ha encantado! Allan es un centenario que jamás ha dejado de ser joven, alguien sin pelos en la lengua y positivo hasta en los momentos más duros de la historia mundial. Es un personaje inspirador, alguien que no desea ser adorado, rico ni famoso; Allan, que simplemente disfruta de los placeres cotidianos de la vida, es alguien feliz consigo mismo sin necesidad de demostrar a nadie porqué. Es, sin duda, el héroe de miteta.

Desde nuestro humilde blog, doy nuestra más sincera enhorabuena a su escritor, Jonas Jonasson: Gracias por tu historia, por tu sarcasmo y creatividad.

SINOPSIS

A los cien años, aún queda mucho por vivir…

Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la que vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adonde ir, se encamina a la estación de autobuses. Allí, mientras espera la llegada del primer autobús, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que el autobús llega antes de que el joven regrese y Alian se sube sin pensarlo dos veces, con la maleta ajena a rastras. Aún no sabe que el joven es un criminal sin escrúpulos y que la misteriosa maleta contiene cincuenta millones de coronas. Pero Alian Karlsson no es un abuelo centenario cualquiera… y en poco tiempo, tras una alocada aventura, pone todo el país patas arriba. Jonasson urde una historia extremadamente audaz y compleja, capaz de sorprender constantemente al lector, pero el verdadero regalo es su personaje protagonista, Alian Karlsson, un hombre de un maravilloso sentido común, con todo un siglo a sus espaldas, que no teme a la muerte, ¡ni al crimen! Un anciano centenano que no está dispuesto a renunciar al placer de estar vivo.

Para los que aún no lo habéis leído, no os cuento nada más! porque, si bien es cierto que soy “un grano en el culo”, para nada quiero ser una aguafiestas 😉 Y si ya lo habéis leído… contadnos qué os ha parecido. Os ha gustado tanto como a mí?!

Un saludo y hasta pronto!

Sara.

Anuncios

5 comentarios en “El abuelo que saltó por la ventana y se largó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s